José Miguel Viñals - INGRESOS PARA UNA VIDA DIGNA

Versión para impresoraSend by emailVersión en PDF

 

El recorte en el gasto público que el FMI ha impuesto a Rumanía se ha traducido, entre otras cosas, en una reducción del 25% del sueldo de los funcionarios y un 15% del importe de las pensiones.  Tanto unos como otros cobraban, en las condiciones previas a esta medida, sumas ridículas que imposibilitaban una vida digna. El recorte agudizará en muchos casos la sensación de miseria.

En las últimas semanas he participado en los procesos de selección de diversos perfiles laborales, mayormente industriales.

En la parte de Rumanía donde trabajamos no hay una tasa de paro elevada, comparado con España. Antes de la crisis rozaba el 2%. Desconozco la cifra actual, pero no creo que supere el 8%. El occidente rumano, con Timisoara a la cabeza, siempre ha mostrado un mejor comportamiento económico que la mayor parte del país. Su posición, limítrofe con Hungría y por tanto muy cerca de la red de autopistas europeas, atrae con fuerza a empresas de Europa occidental (y por fin también de España) que instalan aquí su centros de producción, de investigación, administrativos o sus call centers.

Ante este hecho, cubrir una plaza a menudo implica tentar a alguien que ya trabaja. En ese caso el factor sueldo es un argumento importante. Para facilidad del lector me expresaré en €, al cambio simplificado de 1 €= 4 RON, es decir, 1.000 RON = 250 €. Las ofertas salariales se hacen en neto ya que IRPF y costes de seguridad social a cargo del trabajador son casi una constante sin apenas variaciones de un perfil a otro.

Tentar seriamente a un profesional de taller con 30 años de experiencia puede representar ofrecer  375 € netos al mes, frente los 325 que pueda estar cobrando. Es un aumento significativo de un 15%. Un administrativo sin experiencia puede cobrar entre 200 y 250 € netos. Un neto de unos 600 € ya es un buen sueldo, al alcance de pocos.

A menudo mis clientes o visitantes me preguntan cómo puede vivir la gente. Si bien es cierto que la primera impresión que el visitante se lleva es que las cosas, muchas cosas, son caras, el día a día del ciudadano se mueve en un mundo de precios más razonables. A modo de ejemplo, un corte de pelo me cuesta 2,5 €, lo mismo que el menú del mediodía (2 platos, ensalada y pan), la entrada al teatro, cruzar la ciudad en taxi o lavar y planchar 2 camisas en la tintorería. Muchos servicios cotidianos, de los que el visitante no se entera, son baratos. Pero a pesar de ello la pregunta tiene plena validez. ¿Cómo puede vivir una familia con los sueldos vigentes?

El diario Evenimentul Zilei ha querido calcular el coste de vida básico mensual de una familia de papá, mamá y 1 niño en edad escolar  (http://www.evz.ro/detalii/stiri/cu-cat-traieste-lunar-o-familie-de-roman...) .  Según sus conclusiones les bastan 525 €/mes  para vivir en el límite de la decencia, eso sí, siempre que tengan la casa pagada, sin alquileres ni hipotecas.

Las reacciones de los lectores al artículo no se han hecho esperar. Ese modelo familiar, en la realidad de las grandes ciudades del país (Bucarest, Timisoara, Cluj,…) y con una hipoteca que pagar en la mayoría de los casos, muy difícilmente tiene una vida correcta con menos de 1.000 € al mes. ¿Una pareja donde cada uno gane más de 500 €/mes? Conozco alguna, pero no muchas.

Esto debería condenar a la sociedad a la pobreza, a la miseria casi, a la parálisis e inactividad total. Eppur si muove, sin embargo se mueve. Una vuelta por el centro comercial y las tiendas, sin estar llenas, no están vacías, hay animación, los cafés no tienen mesas, todas las salas del cine tienen cola, el tráfico de la ciudad es un lento avance de coches, muchos caros y las tiendas de marca no aparecen nunca vacías a pesar de sus altos precios (una camisa en Zara cuesta más caro aquí que en España).

¿Cuál es el milagro? Hay varias razones, pero no una única respuesta.

Hasta hace poco muchos hogares recibían dinero del extranjero. Padres o hijos trabajando en Europa occidental enviando remesas mensuales que completaban el salario. Pero esto se ha reducido o se ha acabado. 

Los ingresos no oficiales explican sin duda una gran parte. Mucha gente hace trabajillos aquí y allá para sacarse un sobresueldo. Incluso muchas empresas facilitan con su horario que los trabajadores queden libres a las 15:00 y que puedan ocuparse de sus otros “empleos”. En algunos casos esa suma extra puede ser importante, casi una segunda paga. En otros es una buena ayuda para los gastos del día a día, dejando el que sueldo justifique la hipoteca y gastos trazables. En un país donde todavía nadie me ha hablado bien del Estado y vota el 35% de la población, no parece preocupar mucho que el déficit fiscal sea alto (6%, frente 12% en España, en cualquier caso….).

Y la gente se adapta…. hasta donde puede. Es particularmente duro para los que vuelven de una vida en Occidente y se han acostumbrado allí a una serie de pequeñas comodidades que aquí no se pueden permitir cuando acaban los ahorros y dependen de su nuevo nivel salarial. Muchas familias cultivan verduras en sus huertos en la ciudad. Paradójicamente puede parecer una señal de pobreza, pero ¿cuánto costaría, en un barrio como Gràcia, una casa con 700 m2 de terreno y jardín con huerto? ¿Cuánto pagarían muchos en cualquier ciudad media española para tener algo así? Desde la ventana de mi piso cada día miro estos huertos con sana envidia… 

El crecimiento económico de los años 2005 a 2008 fue muy alto, pero llevaba trampa. Los ciudadanos y el Estado se endeudaron en exceso en un país que vende poco  y compra mucho al extranjero. Y esto ahora se paga con este ajuste, injusto en gran parte. Pues seguro que no han sido los pensionistas quienes han provocado el déficit comercial a base de importar coches alemanes ni el déficit del Estado con sus pensiones de miseria.

No sé explicar más allá. Tras tres años aquí me sorprende aún cómo pueden, en muchos casos, tener una vida digna. Aunque quizá la dignidad, lo que materialmente necesitamos para justificar el término, use varias varas de medir, según vivas en la ciudad, en el campo, la edad que tengas y lo que conozcas de otras tierras. 

 

0
Su voto: Nada

Imagen aleatoria

Crocus banaticus

Inicio de sesión

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.

Quién está en línea

Actualmente hay 0 usuarios y 1 invitado en línea.

Visitors

  • Total Visitors: 2734312
  • Since: 27 Noviembre, 2015 - 23:48

Display Pagerank